Qué falta para hacer efectivo el segundo retiro del 10%

Este martes la Sala de la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó en general y en particular el proyecto del segundo retiro del 10 por ciento de fondos previsionales, despachando así el proyecto al Senado.

Qué falta para que sea ley

Los parlamentarios visaron el proyecto con 130 votos a favor, 18 en contra y 2 abstenciones -una amplía mayoría-, por lo que ahora el Senado deberá hacer lo propio durante los próximos días.

El viernes la Comisión de Constitución del Senado debería discutir y despachar el proyecto. En esa instancia, los legisladores pueden agregar indicaciones al proyecto y aprobarlo de un modo distinto a lo que definieron los diputados.

Si ello se replica en la Sala de la Cámara Alta y luego los diputados no aprueban lo que salió del Senado, las discrepancias deben definirse en una comisión mixta, compuesta por senadores y diputados, y luego visarse en ambas cámaras.

Si, en cambio, el Senado aprueba el proyecto tal como lo despachó la Cámara Baja, éste quedará listo para su promulgación por parte del Presidente Sebastián Piñera.

Imagen foto_00000017
Casi toda la oposición y la mayor parte de la derecha votaron a favor el segundo retiro en la Cámara Baja. ¿Qué pasará en el Senado?

El veto o Tribunal Constitucional

Pese a la aprobación eventual al cabo de todo este proceso, el Gobierno tiene dos caminos para frenar la iniciativa, a la que se opone abiertamente (aunque con menos énfasis que la primera vez): el Tribunal Constitucional (TC) y el veto presidencial.

Parte del Ejecutivo postuló la opción de recurrir al TC en caso de que el proyecto fuera aprobado, por considerar que la iniciativa trastoca las «atribuciones exclusivas del presidente». El TC puede decretar el proyecto como «inconstitucional«, con lo que no lograría convertirse en ley.

Sin embargo, el Ejecutivo ya sentó un precedente cuando, tras la aprobación del primer retiro, optó por dar vuelta la página -aunque terminó haciendo un cambio de gabinete- y no reclamar inconstitucionalidad.

El veto presidencial es la segunda opción, pero se ve más lejana, pues, para lograr aplicarse, necesita ser aprobado por dos tercios en ambas cámaras, algo muy poco probable, tomando en consideración el amplio y transversal apoyo que tuvo la iniciativa en la Cámara Baja, con votos mayoritarios a favor incluso en la coalición de Gobierno.

CERO ANESTESIA TV