En concreto, el intérprete había sufrido 15 mini infartos en su cerebro que, incluso, lo tuvieron al borde de la muerte.

“La gente piensa que mi mejor año sería el que empezó Malcolm porque me permitió vivir mis sueños. He hecho todo lo que quería hacer, pero la verdad es que no recuerdo mucho de eso. Creo que casi parece que no era yo. No hay sentimientos negativos, simplemente no me acuerdo”, contó el actor mientras participaba en Dancing with stars.

“Es algo de lo que nunca he hablado… Es mi vida, pero estábamos hablando de Malcolm y de cómo empezó y yo realmente no tengo recuerdos de estar en la serie. Mi memoria de estar en la ficción es ver los episodios (…) Me pone un poco triste”, cerró.